Los juegos que más me gustaron del 2017

Prey

Jugué el prey original, aquel del indio Cherokee que era abducido por los aliens, y que tenía un gameplay con portales (antes de portal), gravedades alteradas y variaciones de tamaños; cuando supe que el nuevo Prey sería un reboot fue un poco decepcionante, el original había terminado en un cliffhanger…

Cuando salió el primer trailer en la E3 del 2016 me pareció interesante la propuesta, más de lo que esperaba; y luego cuando salió el demo amé el juego, si bien abandonó todo lo que se había establecido en el prey original, literalmente todo, se había convertido en un juego muy al estilo de System Shock, un survival horror en el espacio con toques psicológicos (y que es un test psicológico en sí -como lo hacen notar en este video de Extra Credits –video-).

El trailer es engañoso, puesto que hace parecer que el juego es de acción, pero no lo es. El juego -como ya comenté- es similar al System Shock, un survival horror con toques de RPG y la posibilidad de resolver los desafíos de más de una forma. Uno puede elegir, en la mayoría de las situaciones no enfrentar a los enemigos, o enfrentarlos no directamente. También el trailer falla en mostrar a los mimics más pequeños que tienen la habilidad -como dice su nombre- de mimetizarse con el ambiente… transformándose en cosas, así que puede que un objeto cualquiera, una silla, un basurero, un jarro, sea un enemigo que está esperando para atacarte.

El juego me gustó tanto que lo terminé 2 veces casi una después de la otra.

 

Horizon: Zero Dawn

Este fue uno de esos juegos que sabía que me gustaría, pero no había decidido comprarlo; hasta que lo pillé a 20 dolares en una oferta de PSN (a principios de diciembre).

Desde un principio ame el juego, tanto el gameplay como la ambientación. Tengo debilidad por los mundos en ruinas, y si es en un juego de mundo abierto, aún más.

La construcción del mundo es notable, y lo que sucedió con los “antiguos” es original, además que se descubre lo que pasó durante la historia y no solamente con los típicos “files” que se encuentran (que igual entregan más contexto).

El juego es como una mezcla de distintos juegos, y el resultado es glorioso; y esto acompañado por una proeza técnica que entrega uno de los juegos visualmente más despampanante de PS4.

Este juego me enganchó tanto que lo platiné en una semana.

 

Persona 5

La quinta entrega numerada de Persona (técnicamente es como sexto o séptimo juego), claramente -a diferencia de muchos otros juegos- mientras más iteraciones más perfeccionan la fórmula.

El juego es cercano a perfecto, estética, música, historia, personajes, ambientación, diseño de niveles, todo está muy bien cuidado. Es una gran mejora con respecto al anterior, abandonando el alcance reducido del conflicto del persona 4, para moverse a un conflicto que afecta a todo el mundo, la ambientación se movió desde un pueblito ficticio a un Tokyo real.

Los personajes son más agradables también, y los NPC mucho más completos. Un detalle interesante  es que ahora los social links dan ventajas en el gameplay, ya sea dando beneficios directos cuando se está en el dungeon o fuera de éste. Por ejemplo, el social link con la profesora permite hacer otras actividades durante las horas de clases.

Otro cambio es que se puede tener romance con cualquiera de las mujeres con social link, grupo que incluye a varias adultas (una de ellas la profesora… que fue mi elección). Además, que ya no se puede salir airoso de la poligamia XD

Este juego fue de los pocos de éste año que logro que trasnochara… aunque aún no lo platino.

 

Resident Evil 7

 

Otra de esas agradables sorpresas, después de una clara decadencia de la franquicia sale esta joya. Paradójicamente es una de las que más se aleja en cuanto a gameplay de los originales, pero es una de las que más se acerca al espíritu original.

El juego es en primera persona, no tiene zombies (como tales), no ocurre en racoon city; pero la sensación de desprotección, los puzzles, los enemigos recuerda a las primeras entregas. La dificultad es adecuada, no es fácil, tampoco extremadamente frustrante.

La historia se conecta con la saga principal, pero el juego es bueno por mérito propio; perfectamente podría ser un juego bajo otro nombre.

Mass Effect: Andromeda

 

El vilipendiado Mass Effect: Andromeda; que nació prematuro. A pesar de todos los problemas técnicos que tuvo en su lanzamiento, me gustó, me recordó mucho a lo que fue el Mass Effect 1 tanto en alcance como en cabos sueltos.

Se nota que el juego fue hecho por un equipo nuevo, es evidente la falta de lo aprendido de la trilogía original. Pero a pesar de ello, una vez que fueron parchados los errores técnicos; el juego es bueno, me tuvo pegado hasta completarlo y quedé con ganas de ver la segunda parte (que dudo que salga, puesto que EA vale callampa).

De los juegos los juegos que me gustaron más este año, este es el que más pifias tenía, pero a pesar de ello lo recomiendo (creo que hubo dos cosas que me molestaron, que sólo hubiesen dos razas nuevas; y que no se pudiera volver a visitar el planeta al cual uno llegaba inicialmente).